Municipios
Figurita del massismo

Sin vergüenza: concejal de San Vicente hace campaña repartiendo ojotas

El posteo de Facebook donde el concejal Juan Montalvo muestra su acción, orgulloso.

Hace calor y el concejal del Frente Renovador de San Vicente, Juan Montalvo, postea en su perfil de Facebook fotos con vecinos a los que les regaló ojotas, según informa el portal Realpolitik. “Entregamos ojotas para estos días de tanto calor”, dice. Sí, ojotas. Un obsequio que consiguió de la firma amiga Volcom dedicada a la fabricación de ropa skate, surf y snowboard. Hay que decirlo, quienes conocen bien al concejal saben que es bastante “amarrete” y aprovecha algunos contactos para “manguear” y luego “donar”. Este es el caso.

Las fotos de las ojotas rebotaron en el mundo sanvicentino que mira con recelo la política y la conducta de sus referentes. Claro, Montalvo carga con una historia de traiciones. Fue electo concejal en el 2015 por la lista del ex candidato a intendente Roberto Vázquez y, antes de jurar, ya había tejido acuerdos con el flamante intendente Mauricio Gómez (Cambiemos). Se fue pateando la puerta del FR, hablando barbaridades del espacio que lo llevó a ocupar la banca para luego abrazarse a Gómez, más tarde con el arcurismo (PJ) y volviendo a ser parte del oficialismo votando por la positiva todos los pedidos que el Ejecutivo envía al Concejo Deliberante.

El desagradable posteo de las ojotas de Montalvo tiene que ver con su poca experiencia política, falta de criterio y buen gusto. Ya lo hizo en varias ocasiones, cuando mostró familias humildes con bolsas de mercadería en la mano. Un puñado de fideos, harina y aceite bastaban para la foto miserable.

Pero las ojotas en manos de mujeres que, como se ve en la foto, ya tienen ojotas desataron sensaciones diversas. Resultó risueño, cínico, sorprendente. Hubo quienes aprobaron y desaprobaron la idea. Y también hubo muchos que preguntaron dónde retirar las Volcom.

Pero en fin. No está mal regalar ojotas. Lo polémico es que un hecho tan minúsculo necesite publicitarse en la lente universal del Face. Recuerda a los políticos que besan a los niños con mocos sólo para simular una humildad opinable.

Montalvo es un poco más que un forastero en un distrito donde todos se conocen. Arribó con ínfulas de chico country -vive en el costoso barrio cerrado El Lauquen- para hacerle campaña a Sergio Massa gobernador y Vázquez intendente. Era enero de 2014. Ya en esa época formaba parte del gobierno municipal de Tigre en el área de Producción. En las reuniones militantes se jactaba de ser amigo de Massa. No hay dudas, le organizó por varios años la conocida ExpoTigre, auspiciada por empresas de renombres que desembolsaban gran cantidad de dinero para publicitar y así apoyar la candidatura de Massa gobernador. Dicen que un “vuelto” en los bolsillos puso fin a la amistad con el tigrense y también la Expo.

Propietario de las empresas Solutions Groups, organizadora del megaevento, Exótica Delta, dedicada a la explotación de ferias y mercados, Soluciones Ideales y la inmobiliaria Barrio Río Luján, Montalvo saltó al despacho del intendente Gómez. Le ofreció sus contactos comerciales y empresariales para traer inversiones y activar el Parque Industrial. A cambio logró la dirección de Desarrollo Económico para su hijo Tomás Agustín Montalvo y un par de contratos para los militantes que lo siguieron en su derrotero de traiciones.

Pero Gómez conoce el mentiroso discurso del hombre de las ojotas. Es que el intendente también viene del mundo empresario –tiene una funeraria Marcial Gómez y una empresa de viajes Esmimar-. A más de dos años, sabe que Montalvo no trajo ni traerá las mentadas conquistas comerciales pero lo deja correr porque le sirve para que vote a su favor en el Concejo.

Así y todo, Montalvo tiene la capacidad de conseguir “cosas” como las ojotas que postea en su Face, pero brilla en la incapacidad de entender por dónde va la política. Esa política que tendrá la misión de expulsarlo definitivamente en dos años más, cuando termine su función de concejal. Por traidor e incapaz. 

Lectores: 1364

Envianos tu comentario