Panorama Político Bonaerense
Panorama Político Bonaerense

Si la presión social es mucha, para Macri y Vidal es "Re" presión

Macri y Vidal tuvieron su día de furia contra los manifestantes de sectores de la oposición. (Dibujo: NOVA)

Por Maxi Pérez (@perezmaxi), corresponsal de NOVA en Casa de Gobierno y Legislatura

Nada se puede decir esta semana que no remita a los episodios del jueves en el Congreso Nacional y en la Legislatura de la provincia, escenarios en los cuales el gobierno pareció ensayar un nuevo plan de igualdad que bien podría denominarse "represión para todos y todas".

Bajo el eufemismo de "Reforma Previsional", el gobierno nacional intentó aprobar un recorte en el salario de los jubilados, mientras que en la provincia se conocía el proyecto de modificación del IPS que pretende restarles control a los trabajadores de la casa de previsión, y replicar el modelo de la Anses, que le otorga al gobierno el manejo discrecional de esos fondos, incluso para utilizarlos en otros destinos que no tengan que ver con los jubilados.

Si bien la iniciativa no ingresó a la Legislatura para su tratamiento, la certeza de que el gobierno pretende avanzar con los cambios derivó en un abrazo simbólico a la sede central del Instituto de Previsión social del que participaron prácticamente todos los gremios estatales bonaerenses, incluso los denominados "dialoguistas".

Lo que si intentó aprobar el oficialismo fue la reforma del sistema jubilatorio de los empleados del Banco Provincia, para extender la edad y modificar la fórmula con la cual se calcula el haber de los trabajadores pasivos de la banca pública de la provincia, que realizaron un paro total de actividades en rechazo a la medida, y presionaron a los legisladores para por lo menos posponer su tratamiento.

Además, mientras continúan los eternos amagues de la CGT sobre la realización de un paro general, La Bancaria adelantó por lo menos 48 horas más de inactividad para la semana que viene, sin recarga de los cajeros automáticos, lo que podría complicar las comprar navideñas de los bonaerenses que se preparan para gastar el aguinaldo en los próximos días.  Los rumores indican que la medida podría extenderse de forma indeterminada si Maria Eugenia Vidal no da marcha atrás con el nuevo régimen de jubilaciones.

Si bien no alcanzó el grado de violencia que se vivió en el Congreso, en las inmediaciones del palacio legislativo de calle 7 en la ciudad de La Plata, también hubo heridos e intoxicados por el uso de gases lacrimógenos y la sesión tuvo un cuarto intermedio escandaloso con la presencia de un fiscal y de la policía científica por supuestas denuncias contra algunos diputados.

La frutilla del postre fue la irrupción del intendente de Ensenada, Mario Secco, que puso los cartuchos de gases que habían sido usados afuera, en el escritorio del presidente del cuerpo, Manuel Mosca.  Según los trascendidos, el lunes el jefe comunal ultracristinista será denunciado penalmente y la intención del gobierno es que se aceleren los tiempos bajo alguna figura delictual grave, para lograr su detención.

Tras ese episodio hubo un pedido de la presidenta del bloque de Unidad Ciudadana, Florencia Saintout de levantar la sesión que fracasó en medio de una disputa por la aplicación del reglamento, por lo que el debate continuó con la aprobación de la nueva Ley de ministerios y la agresión sufrida por algunos manifestantes que se encontraban en la puerta paso a ser apenas parte de una anécdota de la jornada.  El único punto que quedó afuera fue las jubilaciones del BAPRO.

Y lo que si quedó bien claro es que ni al presidente ni a la gobernadora les tiembla el pulso a la hora de avalar a las fuerzas de seguridad para que actúen de forma desmedida a la hora de reprimir una manifestación en contra del contenido de alguno de los puntos del debate legislativo. 

El vallado de las cámaras se había convertido en una constante ya en el gobierno de Daniel Scioli, y ahora a tono con la militarización del Congreso, las fuerzas bonaerenses se preparan para endurecer la custodia del palacio de las Leyes, impidiendo el acceso de aquellos que son afectados por las decisiones que allí se toman.

Internas… por ahora si

Sin la participación del kirchnerismo, el PJ elegirá a sus nuevas autoridades este domingo, aunque sin competencia interna por la presentación de la lista única que encabeza Gustavo Menéndez, que será consagrado entonces presidente del partido.

Pero no todo parece tan ordenado en el intento del peronismo por recuperar la vida institucional, y no solo porque en ciudad importantes como La Plata la interna tendrá una disputa entre dos sectores, sino porque de un sector de dirigentes “históricos” aseguran que están las condiciones dadas para desconocer los resultados de las elecciones e intervenir al PJ.

Esa es la hipótesis que barajan en el entorno del ex presidente Eduardo Duhalde, que cuenta con el apoyo de Mario Ishii y de buena parte del peronismo en Cambiemos.  El principal argumento que van a esgrimir es el mismo que presentaron cuando se convocó a internas, una violación a la carta orgánica por no cumplir ni las formas ni los plazos de la convocatoria.

Con el aval de la justicia, gracias a las influencias del macrismo, Duhalde habría logrado hacerlo posible, por lo que, según los últimos rumores, en caso de avanzar efectivamente con una intervención, la salida podría ser un triunvirato integrado por un representante del duhaldismo, un cristinista y un referente del peronismo no k, que deberán disputar Sergio Massa y Florencio Randazzo.

Si bien nadie se atreve a certificar esta hipótesis, lo cierto es que tampoco nadie se atrevió hasta el momento a negarla de manera terminante y en todos los ámbitos del peronismo bonaerense los dirigentes reconocen que “podría ser”.

Lectores: 9860

Envianos tu comentario