Panorama Político Bonaerense
Panorama Político Bonaerense

La mejor alumna está en la Provincia

La gobernadora María Eugenia Vidal entendió claramente el mensaje del presidente Mauricio Macri. (Dibujo: NOVA)

Por Maxi Pérez (@perezmaxi), corresponsal de NOVA en Casa de Gobierno y Legislatura

Los anuncios que realizó el presidente Mauricio Macri el lunes pasado siguen cosechando rechazos en distintos frentes políticos, sociales, gremiales y profesionales, a pesar de lo cual el gobierno parece decidido a avanzar con el paquete de reformas le guste a quien le guste, y algunos ya hablan de un nuevo estilo del primer mandatario más directo y confrontativo con los detractores de su gestión.

En ese escenario, los gobernadores son una pieza clave del mecanismo reformista que busca implantar Cambiemos a nivel nacional, sobre todo para contener a los sectores productivos que se verán afectados por algunas de las modificaciones impositivas y para ordenar el equilibrio fiscal en los municipios, bases necesarias para lograr la reducción de gastos que pretende el gobierno central. 

Por eso, la gobernadora María Eugenia Vidal hizo todos los deberes y algunos de los intendentes oficialistas comenzaron el achicamiento de las estructuras municipales aún antes de que los anuncios y pedidos bajaran desde el gobierno nacional. Además, la Provincia ya salió a tantear el impacto de una oferta de aumento salarial de apenas del 10 por ciento para el año que viene y en el marco del plan de ajuste hasta viene retrasando los pases a planta que formaron parte del acuerdo paritario con los médicos de la Cicop.

En la discusión sobre el presupuesto bonaerense, el oficialismo dejó en claro que a partir de ahora las obras las direccionará el gobierno central y se terminarán las transferencias a través de mecanismos como el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM), que reclaman los intendentes, incluso oficialistas.  Es decir que el objetivo es achique y una mayor centralización.

El pacto fiscal que propone Vidal, siempre a instancias del pedido de Macri, pretende implementar un conjunto de metas a las que los municipios podrán adherir voluntariamente, obteniendo beneficios -léase alguna partida extra-,si alcanzan el objetivo.  Un modelo que, hay que decirlo, se parece demasiado al que solía aplicar el FMI en la década del 90, cuando cada misión representaba una auditoría para saber si con las metas cumplidas el país podía continuar su ciclo de endeudamiento.

Y justamente el endeudamiento es el otro elemento de manual macrista que aplica la gobernadora, porque a pesar de que desde el oficialismo se deslizó la posibilidad de bajar los niveles de emisión de deuda y se utilizó eso como argumento para cerrar el FIM, el proyecto enviado a la Legislatura pide autorización para un nuevo endeudamiento por 85 mil millones de pesos, lo que mantiene los niveles escandalosos de emisión del estado provincial.

A dos años del comienzo de su mandato y tras haber ratificado en las urnas el apoyo mayoritario de los bonaerenses, Vidal saca otra vez la mejor nota y vuelve a ser la mejor alumna del presidente.

Peronismo para todos

Todavía sin certezas sobre la realización o no de las internas, el debate en el peronismo es intenso y hasta violento en algunos casos, con viejas figuras del pasado que quieren volver, recientes fracasos que se quieren quedar y nuevos valores que, como de costumbre, no encuentran cómo irrumpir en la escena.

Los mayores movimientos tienden a la unidad, sin embargo todavía nadie se anima a aventurar detrás de quién podría encolumnarse, al menos formalmente, el PJ bonaerense.

Con Cristina Fernández fuera de competencia, pero con sus adherentes muy activos en la intención de hacerse con el control de por lo menos una parte del poder en la estructura partidaria, el kirchnerismo sigue siendo un tapón para el retorno de dirigentes que se alejaron de ese espacio en los últimos años.

Además, oscila entre dos polos que necesariamente generan tensión y obturan cualquier debate serio de cara al futuro, porque al menos de momento ningún dirigente encontró una forma correcta de compatibilizar los 37 puntos que obtuvo CFK en las elecciones, con las detenciones de Julio De Vido y Amado Boudou.

Las sospechas de irregularidades en esas detenciones son mitigadas por el clima de opinión general que ya condenó incluso al más honesto de todos los funcionarios del gobierno anterior, por lo que cualquier reclamo en torno a un debido proceso será interpretado como defensa cerrada de la corrupción k.

Por eso, y por primera vez en muchos años, en cada distrito el PJ se cocina con una receta distinta y la falta de referentes provinciales obligó a retomar diálogos y discusiones locales que habían quedado truncas durante la etapa anterior en la que las cosas se definían a dedo y a kilómetros de distancia de cada municipio.

No está claro qué rol jugará Sergio Massa, pero sí es evidente que por lo menos la mitad del Frente Renovador  ya eligió retomar los contactos con los sectores del PJ no kirchnerista para intentar configurar nuevas mayorías. Muy probablemente el ex intendente de Tigre siga el mismo camino, si es que no logra refrendar un nuevo acuerdo con el oficialismo en la Provincia.

Lectores: 6804

Envianos tu comentario