Judiciales y Policiales
Acusaron a sus padres de abusarla

Accidente doméstico de una menor en Ramos Mejía, La Matanza transformó en un calvario la vida de su familia

Un abuso infantil sin pruebas cambió la vida de una famila. (Dibujo: Pons -NOVA)

Una “familia tipo” eran los Arias en su casa de Ramos Mejía, partido de La Matanza. Sin embargo en 2014, Mayra con siete años sufrió un accidente doméstico en el baño y desde allí la vida del clan se transformó en un calvario.

Los padres se acercaron con ella al nosocomio local y los primeros peritajes del accidente – que de acuerdo a los detalles que Claudia – madre de Mayra—contó a NOVA que la herida fue producto “de  unos juguetes mientras se duchaba”, descartaron que hubo un abuso hacia la menor.

Pero en el Hospital Elizalde de Buenos Aires, a raíz de un corte en el labio vaginal, responsabilizaron a su progenitor de haber abusado de Mayra por lo que Eduardo Arias junto a su señora fueron despojados de la tenencia de ella.

“Fue horroroso ver cómo culpaban a mi marido de algo que no hizo, no entendíamos nada”, detalló a este medio. Recién en 2015, la menor  en cuestión ya institucionalizada declaró ante la justicia. “Sacame de acá si sos el abogado de mi papá”, dijo su madre pero desde el poder judicial desoyeron al pedido de Mayra. “Tuvo que hacer una nueva vida, aislada de nosotros”, se lamentó.

En noviembre de 2017, la Justicia dictaminó levantar la medida de prohibición de acercamiento  de Eduardo Arias respecto de su hija Mayra Belen y disponer el inmediato comienzo de un proceso de revinculación filial que se llevará a cabo en forma gradual en el ámbito del Hogar Seres de Avellaneda y en presencia permanente de profesionales a los cuales la niña ya conoce.

“La modalidad de la vinculación será establecida por los profesionales a cargo d ela misma, siempre respetando la opinión expresada por Mayra, debiendo en los primeros encuentros desarrollarse con su progenitor y su hermano Luka, debiendo incorporar posteriormente a los encuentros a la progenitora, cuando los profesionales a cargo lo consideren conveniente”.

No obstante, el Instituto Seres no obedece esta resolución y Mayra sigue “aislada y encerrada” donde aseguran que allí sufre un “destrato por parte de los profesionales”. “Queremos que nos entreguen a la nena, necesitamos la restitución de Mayra”, exigió Claudia entre lágrimas.

Lectores: 2197

Envianos tu comentario