Política
Por orden del ministro Aguad

El interventor de Fabricaciones Militares suspendió la reunión con los despedidos de la planta de Azul

El cierre de la planta FANAZUL sería definitivo y no habría marcha atrás. (Foto: NOVA)

Por Isaac Quispe Rojas de la redacción de NOVA

Llamativamente, pese a negar públicamente el vaciamiento de Fabricaciones Militares, el interventor Jorge Riva decidió el no diálogo y canceló la reunión con los trabajadores de Fábrica Naval de Pólvoras y Explosivos Azul (FANAZUL), acordada para este miércoles 3 de enero, para analizar la situación de los 230 despidos y el futuro de la fábrica.

“Nos vamos a mantener en la lucha, en la ruta, creo que es una situación sumamente acuciante no solo para los trabajadores sino para la ciudad en general”, declaró para NOVA, la secretaría general de ATE, Vanina Zurita, indignada ante la decisión de Riva de no recibirlos.

La orden estricta habría llegado directamente del ministro de Defensa, Oscar Aguad, quien enfrenta una fuerte crisis en su gestión a raíz de la tragedia del submarino ARA San Juan, cuyo caso aún sigue sin esclarecerse. Ahora, todo parece indicar que el cierre definitivo de la planta de Azul ya estaría definido y no habría marcha atrás.

El cierre de la fábrica tendría un impacto negativo de 9 millones de pesos para la economía de la localidad. Pese a esa situación, el intendente Hernán Bertellys (que saltó del kirchnerismo a Cambiemos), no se ha pronunciado sobre el tema.

En un comunicado oficial, los despedidos de Fanazul denuncian que “el verdadero motivo de cerrarla, es que la fábrica cuenta con 1200 hectáreas productivas en una de las mejores zonas de la provincia de Buenos Aires. Donde la Sociedad Rural de Azul está interesada en explotarlas”.

El mayor interés  es explotar sus tierras y todo indicaría que se planea construir un complejo inmobiliario junto a uno turístico. Un negocio millonario, tras el cual estarían varias empresas privadas que cuentan con el aval del gobierno nacional, denuncian a través del comunicado.

Paso a paso los despidos y el inminente cierre de la fábrica

El jueves 28 de diciembre de 2017, las autoridades concedieron un asueto laboral a los trabajadores, sin advertirles que sus contratos no serían renovados, ni mucho menos sobre un posible cierre.

El martes 2 de enero los trabajadores se hicieron presentes en la fábrica, pero se encontraron con un fuerte operativo de las fuerzas de seguridad: Policía Federal y Gendarmería rodeaban la planta y les impidieron el ingreso. Apenas un cartel que colgaba de una de las puertas indicaba que Fanazul “permanecerá cerrada desde el 2 de enero al 14 de febrero”.

Y este miércoles 3 de enero, el interventor Rivas levantó la reunión que habían acordado. De esta manera, los trabajadores padecen una total incertidumbre, porque desde el Estado no les dan ninguna respuesta clara respecto de su futuro laboral.

Frente al inminente cierre, los trabajadores de Fanazul y los vecinos de Azul han decidido permanecer en el corte de ruta. “Hay un gran acompañamiento por parte de la ciudadanía y de las organizaciones sociales y sindicales. Decidimos esto porque no solo afecta a las 230 familias en la calle, sino también afecta a la economía del pueblo en general”, dijo Zurita.

Lectores: 989

Envianos tu comentario