Política
Un balance negativo

Tres años de gestión: un Gobierno para pocos y un sinfín de promesas incumplidas

Mauricio Macri, a tres años de haber asumido como Presidente. (Dibujo: NOVA)

10 de diciembre de 2015 fue el día exacto que Mauricio Macri se sentó por primera vez en el sillón de Rivadavia. Y ya han pasado justo tres años de promesas incumplidas y de un contexto económico más que complicado.

“Pobreza cero y derrotar al narcotráfico” era uno de los slogans de campaña de aquel entonces. Justamente la pobreza no solo es algo que se ha ido incrementando sino que además pasó a un segundo plano por el ahora “déficit cero”.

Además, estimaban que en tres meses arreglaban todo desde la productividad hasta la inflación. No obstante, esta última está por las nubes casi rozando el cielo. Para fin de año, se estima que será de alrededor del 45 por ciento, una verdadera locura.

Los salarios casi ninguno vio un incremento por sobre la cifra de los aumentos, exceptuando algunos casos como el comercio o los camioneros. El resto, las paritarias de este año fueron totalmente insignificantes en comparación con la fiebre de los precios y el dólar.

El desembarco desesperado de dinero extranjero, del Fondo Monetario Internacional, da muestras de que la administración nacional es un desastre. Si ese dinero no se utiliza para invertir, será un problema el default en 2020.

Nuevamente Argentina contrae una deuda externa impagable que a futuro la deberán cancelar todos los ciudadanos aunque solo unos pocos decidan adjudicarla. “Veo al futuro repetir el pasado”, como dice la conocida canción del brasileño Cazuza.

La vicepresidenta Gabriela Michetti, había esbozado la teoría del túnel: “veremos la luz al final del segundo semestre” de ¡2017! Cuando ya llevaban más de un año gobernando. Sin embargo, eso nunca sucedió, de hecho, lo reconocen: económicamente el país está cada vez peor y siempre está latente la promesa de mejoría en los subsiguientes meses.

Ahora no dan la cara ni siquiera las fuentes oficiales. La estadounidense titular del FMI, Christine Lagarde, tiene que salir a declarar palabras esperanzadoras: “comenzaremos a ver un desarrollo positivo del programa en el segundo trimestre de 2019”, aseguró la empresaria aunque, seguramente, solo le creerán los votantes del cambio.

En suma, en medio de este contexto caliente para diciembre, organizaciones sociales, trabajadores y jubilados están cansados del ajuste y la respuesta del Gobierno son las balas. ¿Cómo? Con el flamante protocolo policial que permite abatir presuntos delincuentes a diestra y siniestra, y que ha abierto grandes diferencias hacia el interior de la alianza oficialista.

Por último, como medida para cerrar un 2018 para el olvido, la aprobación del Presupuesto 2019 ha sido la prueba que delata más ajuste para el año que viene: recortes en diversas áreas para el tan ansiado equilibrio fiscal, con apoyo extranjero.

Para el próximo año, se prevé una reforma del sistema previsional luego del acalorado debate y aprobación del mismo en 2017. ¿Habrá reforma laboral para mayor flexibilización como el propio Presidente pidió junto a Emmanuel Macron en el G-20? Desde la CGT ya advirtieron que se paralizará el país en caso de ser así.

2019 no será un año más: entre las elecciones y las políticas aplicadas, se promete un año más que caldeado en las calles, en los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Lectores: 279

Envianos tu comentario