Editorial
Puntos de vista

El arte de distraer

La estrategia de distracción pergeñada por Jaime Durán Barba para tapar las decisiones de Mauricio Macri. (Dibujo: NOVA)

En gran parte, Cambiemos sigue sosteniendo un porcentaje amplio de aprobación y apoyo a su equipo de comunicación, que no se reduce solamente a los que acompañan las acciones de Gobierno, sino también a la gran cantidad de medios que desde diciembre de 2015 se convirtieron en acérrimos oficialistas.

Casi todas las medidas optadas por el ejecutivo han perjudicado al pueblo, a los sectores medios y a los más bajos y, en consonancia, beneficiaron a los sectores más ricos de país. Sin embargo, y a pesar de un creciente número de descreimiento, muchos de los que votaron a Mauricio Macri hace tres años, hoy lo volverían a hacer.

Esto se debe a la enorme implementación de una estrategia minuciosa que consiste en desviar el foco de atención cada vez que una noticia podría perjudicar la imagen de la alianza Cambiemos. Detrás de ese mecanismo hay una persona que maneja los hilos del resto, se trata del gurú ecuatoriano, Jaime Durán Barba, sin dudas un experto en el arte de distraer.

El caso más reciente fue hace apenas unos días, cuando luego de una publicación de Twitter del presidente, donde solicitaba que el superclásico entre Boca y River por la Copa Libertadores se jugara con público visitante, se transformó en el debate en diarios, canales de televisión y bares de toda índole. Casualmente, esa misma jornada, hubo otro de los tantos aumentos de nafta en lo que va del año.

El foco estaba puesto, entonces, en un partido de fútbol y no en un nuevo incremento en los combustibles que, a pesar de la caída de dólar, no detuvo su escalada y se trasladará nuevamente a las góndolas. Tampoco se habló de las nuevas estimaciones inflaciones que indican que a fines de diciembre estará más cerca del 50 por ciento.

Una simple publicación en una red social le sirvió al entorno presidencial para desviar la atención, para tapar atrocidades, para olvidar de a poco el presupuesto de ajuste que se votó en la Cámara de Diputados. Ya no necesitó de las causas que vinculan a Cristina Fernández de Kirchner con la corrupción, ni mencionar a la pesada herencia como artífice de todos los males.

La comunicación de Cambiemos se sigue reinventando, apoyada por miles de trolls que glorifican a Macri y defenestran al Gobierno anterior. Mientras tanto, los problemas se esconden debajo de la alfombra, implementando un plan sistemático de inconsciencia, pergeñado por Durán Bara, un verdadero maestro en el arte de la distracción.

Lectores: 431

Envianos tu comentario