Raros peinados nuevos
Entrevista

Detrás del éxito, Fabio Cuggini

"El secreto de mi éxito es que nunca cambié y sigo siendo como soy"

Daniel Dátola entrevistó al peluquero Fabio Cuggini quien contó cómo fueron sus comienzos, habló de su ética de trabajo y relató cómo se siente al trabajar en el embellecimiento de los famosos.

“Yo soy peluquero. Vengo del barrio y me quedó eso. Soy de una familia de clase social baja, de Haedo, y en ese momento los pesados eran diferentes a los de ahora. Tenían un machismo que hacía que ser peluquero fuera sinónimo de gay y no te permitía decir “soy coiffeur”. La timidez que tenía desde chico hacía que me costara decir eso”, confió el entrevistado en ”Detrás del Éxito”.

Asimismo, reveló: “Soy tímido pero tengo un caparazón, y no demuestro las inseguridades por pudor o prejuicio. De chico me costó relacionarme con las mujeres porque veían a un prototipo de gay que llama mucho la atención a los hombres. Hasta los 17 me costó, pese a debutar a los 13 años con mi amiguita de la adolescencia”.

“Me quedó un amor platónico por ella. Tengo un problema con las mujeres: no creo en la amistad entre el hombre y la mujer. Después del sexo puedo llegar a ser amigo, quizás por lo que me pasó de chico con mi amiga, que me la arrancaron cuando se fue a los EE.UU. Siempre quedó una amistad con derecho a roce”, agregó sobre sus primeras experiencias de vida.

Cuggini dio detalles de su juventud y cómo descubrió su profesión. “Yo quería ser piloto de avión desde chico, pero fue algo que mis viejos no me pudieron dar. Me acuerdo que mi vieja hizo un sacrificio enorme una vez, para comprarme un par de patines. Por eso decidí estudiar (en la escuela) industrial”, dijo.

“En mi casa no había teléfono, ni nada. Yo quería comprarme una moto y mi madre un día le dijo a mi tío, el peluquero reconocido Ángelo Milano –hermano de mi mamá-, que me la comprara. Él le dijo que si yo aprendía el oficio me la regalaba. Por eso empecé a los 9 años con esto”, describió el peluquero sobre sus inicios.

“Me fui metiendo en eso, seguí la escuela hasta tercer año del industrial, pero un día me cansé y le dije a mi viejo que no quería estudiar más. En ese entonces ya le cortaba el pelo a las profesoras. A los 15 años me largué a cortar el pelo de profesional a través de mi tío que conocía a los famosos como Alberto Olmedo, Jorge Porcel, Brizuela Méndez y otros. Fui el primero que peló al Negro”, añadió.

Por otro lado, explicó que significa su profesión para los demás y se refirió al respeto que hay que tener por quienes entran su local.

“Yo no vendo ser gigoló pero somos todos atorrantes. Me empecé a dedicar a las mujeres en la peluquería pero era mal comerciante porque salía con todas las clientas y no les cobraba. Por eso me hice peluquero de hombres y me dediqué a atender un mercado que en ese momento era una apuesta pero después explotó y me dio la posibilidad de quedarme sólo en el mercado”, enfatizó.

En el segundo bloque, Cuggini hablo sobre uno de sus referentes, junto a su tío: Roberto Giordano. “Transgredió y puso en el tapete popular el show del peluquero que vende moda a través del pelo. Le dio una vuelta de rosca con los desfiles. Y yo aprendo de él. Para criticarlo, primero tenés que demostrar tus logros”.

“Yo siempre hice lo que no hacían otros, porque todos van para un lado y yo voy para el otro. Hice cosas de manera intuitiva y las hice porque me movilizan. Copio y mejoro porque está todo inventado”, enfatizó sobre su manera de trabajar.

Y sentenció: “La vida es un ratito. El secreto de mi éxito es que nunca cambié y sigo siendo como soy. Está bueno eso de no cambiar. Tomo con pinzas cuando me dicen que soy famoso porque sé que estuve del otro lado. Le demostré a mi tío, que era mi ídolo y me subestimó, quien soy. Hice todo esto”.

Finalmente, Fabio se refirió a la parte íntima. “No me quiero ir de este mundo sin procrear. Quiero tener una buena compañera y amarla. Esto y trabajando para eso. Tengo que vivir y disfrutar”, afirmó el fanático de Boca Juniors, quien ahora buscará ser presidente de ese club.

Lectores: 465

Envianos tu comentario