Panorama Político Bonaerense
Panorama Político Bonaerense

La política calienta motores para discutir el presupuesto de la provincia

El presupuesto es el debate excluyente en la provincia. (Dibujo: NOVA)

Por Maxi Pérez (@perezmaxi), corresponsal de NOVA en Casa de gobierno y Legislatura

Aunque opacada por el debate sobre el público visitante en la final de la Copa Libertadores, sin dudas que la foto política de la semana fue la reunión de la gobernadora María Eugenia Vidal y el ex diputado Sergio Massa, interpretada por algunos como una señal de independencia de parte de la mandataria y, por otros, solo como un adelanto de los nuevos acuerdos de "gobernabilidad" en la Legislatura.

El encuentro se produjo apenas 24 horas después de que la gobernadora compartiera con el presidente Mauricio Macri una visita al municipio de Trenque Lauquen en medio de un fuerte operativo de seguridad que incluyó francotiradores y vallas para impedir los escraches en una localidad de menos de 4 mil habitantes. 

Durante esa actividad el primer mandatario lanzó elogios hacia Vidal, dando muestras de equilibrio entre ambos para cerrar las tensiones que se habían desatado la semana anterior en el marco del debate por el presupuesto.

La información que circuló después de la visita a esa localidad del interior bonaerense fue que la gestión nacional se había comprometido a reconocerle a la provincia los 19 mil millones de pesos que el Ejecutivo bonaerense reclama como actualización por el Fondo de Conurbano, pero con nuevas transferencias como esperaban en el Ministerio de Economía, sino a través de obras financiadas con recursos nacionales, lo que en rigor de verdad solo representa la promesa de continuidad de los trabajos que ya están en marcha en varios distritos del territorio de la provincia.

Por eso, la administración de Vidal necesitará de un presupuesto que le permita por un lado ajustar en prácticamente todos los organismos del Estado para cumplir con las metas impuestas por el FMI, pero también el acceso al crédito internacional para financiar por lo menos una parte del bache financiero que representará el traspaso de los servicios del área metropolitana y la eliminación de los subsidios al transporte.

Para el endeudamiento Cambiemos necesita de una mayoría especial en las cámaras y, por eso, la mirada sobre el Frente Renovador, que fue durante los dos primeros años de gobierno su principal aliado, se vuelve necesario a pesar que desde ese espacio han profundizado las críticas a la administración.

Hace un par de semana el diputado Jorge D´onofrio había asegurado que Vidal compite con Daniel Scioli por el podio de peor gobierno de la historia y su par Pablo Garate remarcó que "Vidal venía por la transparencia y ahora tiene la mayoría de aportantes truchos”, lo que se sumó al rechazo del bloque renovador al proyecto de presupuesto en el Congreso Nacional, marcando una nueva toma de distancia entre el massismo y el oficialismo.

Sin embargo, no es la primera vez que algunos referentes renovadores salen con los tapones de punta contra el gobierno y luego el ex intendente de Tigre cierra un acuerdo directamente con la jefa del Estado bonaerense, que le permite a su espacio posicionarse de cara al manejo de recursos en la Legislatura; solo que esta vez el presidente de la Cámara Manuel Mosca deberá también hacer equilibrio con el PJ Unidad y Renovación, el otro espacio “dialoguista” de la oposición para alcanzar los números que necesita en el recinto.

Como si fuera poco, se suma la ruptura del monzonismo, que tiene a Marcelo Daletto, titular de la Comisión de Presupuesto como principal exponente en la Legislatura.   El presidente de la Cámara de Diputados a nival nacional se limitó a confirmar que no buscará su reelección, lo que equivale a sepultar su relación con Cambiemos y claramente podría cambiar la relación de fuerzas en territorio bonaerense.

De cara a un año electoral es de esperarse que el kirchnerismo rechace totalmente el presupuesto y el riesgo para el Ejecutivo es que las alianzas entre el PJ y el Unidad Ciudadana terminen arrastrando y/o fragmentando al espacio que comanda Julio Pereyra e incluso nadie se atreve a descartar que el Frente Renovador pueda perder algún diputado que se sume a la nueva aventura del camaleónico Felipe Solá, tal como ya está ocurriendo en varios distritos del conurbano.

Por eso, la negociación será más que compleja para el oficialismo y depende además del resultado del debate en el Congreso nacional que a pesar de que se encaminaba a resultar apenar un trámite para Cambiemos, hoy presenta algunas dificultades por el reclamo de los gobernadores que buscan bloquear cualquier tipo de privilegio para la mandataria bonaerense.

Lectores: 1002

Envianos tu comentario