Panorama Político Bonaerense
Panorama Político Bonaerense

Los maestros le sacan tarjeta roja al gobierno de la provincia

El director general de Educación, Gabriel Sánchez Zinny, y la gobernadora María Eugenia Vidal, en la mira de los docentes. (Dibujo: NOVA)

Por Maxi Pérez (@perezmaxi), corresponsal de NOVA en Casa de Gobierno y Legislatura

El conflicto docente vuelve a marcar la agenda de la provincia y se impone como tema central en la discusión tanto del oficialismo y la oposición en una semana en la que de ambos lados comenzaron a perfilar estrategias de cara a la discusión por el presupuesto y las elecciones del año que viene.

La novedad fue el decreto de María Eugenia Vidal que pasa al salario los aumentos a cuenta que se habían otorgado hasta el momento y que alcanzan los 19 puntos de incremento, en un escenario en el que la inflación acumulada es del 24 por ciento hasta agosto y según algunas proyecciones podrían llegar al 31 por ciento cuando se conozcan los datos de septiembre.

Desde el Frente de Unidad Docente de la Provincia no solo rechazaron el decreto por considerar que busca cerrar de forma unilateral la paritaria, sino que convocaron a un nuevo paro para el lunes y martes de la semana que viene, a lo que el gobierno respondió con una nueva convocatoria al diálogo para el miércoles, en lo que pareció una reacción espasmódica ante el anuncio de una nueva medida de fuerza.

"Es una mentira que se trate del gobierno del diálogo.  Si te gusto lo que te ofrezco, bien.  Y sino, también, por eso sacan un decreto de forma autoritaria y sin negociación en la paritaria", cuestionó Roberto Baradel de Suteba y agregó que "lo primero que tiene que quedar claro es que la gobernadora le miente a la sociedad, que no le importa el estado de las escuelas y es la responsable de generar un conflicto".

Pero, además, los sindicatos docentes aseguran que tuvieron acceso a encuestas encargadas por el oficialismo en los que la mayoría de los bonaerenses le reclaman al gobierno que resuelva el problema de la educación con mayor inversión y manifiestan un fuerte acompañamiento a los maestros ante la dilatada paritaria de este año.

Desde el peronismo tomaron la variable de ajuste sobre los trabajadores como un ejemplo más de los parámetros en los que el Ejecutivo pretende discutir el presupuesto para el año que viene, luego de que el gobierno nacional termine de perfeccionar el acuerdo con el FMI y el Congreso acompañe o no el proyecto enviado por Mauricio Macri para determinar el nivel de ajuste que le corresponderá a cada provincia.

“Aunque aún no tenemos información oficial sobre la letra del proyecto de presupuesto para el año próximo en la Provincia, creemos que la gobernadora Vidal, que es la mejor alumna de Macri, va a replicar punto por punto el proyecto nacional y el presupuesto bonaerense va a ser una copia fiel del presupuesto de endeudamiento, recorte y recesión del gobierno nacional”, advirtió Teresa García, la jefa de la bancada K en el Senado bonaerense.

En el Ministerio de Educación reconocieron que la negociación “va a ser dura”, pero remarcaron que a pesar de los datos de inflación, “ningún sector en todo el país va a cerrar un acuerdo por el 45 por ciento”, como supuestamente quieren alcanzar los maestros aplicando una cláusula gatillo. 

En los pasillos de Gobernación consideran que los gremios exageran su postura después de la explosión en Moreno, pero reconocen que es un momento de debilidad por lo menos en cuanto a la imagen de la gestión, por lo que no hay margen para llevar la discusión a fondo, como ocurrió el año pasado cuando Vidal pudo contener la avanzada de los maestros.

Por el lado del Frente Renovador, también hubo avances en materia de gestión educativa que apuntaron en este caso al Servicio Alimentario Escolar (SAE) y a las obras de infraestructura.  El proyecto de Pablo Garate que busca regular por Ley el SAE pone otra vez en escena los problemas de la provincia para un tema tan sensible como los comedores escolares, sobre todo en momentos de aumento de la demanda de ese tipo de servicios.

En el último tramo del año y aún si se alcanzara un acuerdo en la reunión convocada para el jueves de la semana que viene con los maestros, el gobierno deberá enfrentar un conflicto complejo porque excede ampliamente lo salarial para incluir el mantenimiento, la infraestructura, el acceso y el funcionamiento de los comedores escolares, todos elementos que se encuentran en crisis y a los que la gestión todavía no pudo darles respuestas.

Lectores: 1871

Envianos tu comentario