Una producción de NOVA

Diario íntimo de Emma: La llamada que nunca llegó

Emma, la mujer. (Dibujo: NOVA).

Se fue como se va el sol cuando viene la noche. Y esta vez intenté convencerme de que no era la última vez. Sus palabras sonaron como latigazos, sin embargo yo fingí no sentirlas. Oculté mis lágrimas bajo una sonrisa amarga. No pude, no quise, no intenté detenerlo.

Sentí su ausencia ni bien dio un portazo que sonó como una bala de cañón. Quedé en compañía del silencio, y la soledad se fue apoderando de mí, cruel, intempestiva, agobiante. El llanto me fue invadiendo, a mares. La tristeza asaltó todo mi ser.

Entonces tomé mi teléfono. “Número fuera de servicio”, me respondió la voz inerte de una computadora. No me resigné. Seguí aferrada al celular, días, noches, madrugadas y atardeceres. Los sueños se hicieron pesadillas. No pude dormir durante horas, días, meses.

Su recuerdo me persigue todo el tiempo, no me deja vivir, amar, pensar, ser yo misma. Y durante una eternidad estuve mirando la pantalla del teléfono, soñando con sus caricias, sus besos, sus abrazos, y esperando entre lágrimas la llamada que nunca llegó. Dios mío, ayúdame.

Lectores: 547

Envianos tu comentario