Política
Peronismo reciclado

Fascinado por los panqueques y agarrando lo que venga, ahora Florencio Randazzo suma a Mónica López

La diputada Mónica López ya fue denarvaísta, massista, sciolista y ahora quiere reportar al ex ministro K. (Foto: NOVA).

La diputada provincial Mónica López aseguró que desde hace tiempo está cerca de Florencio Randazzo y destacó que el ex ministro puede ser una figura protagónica para la renovación del peronismo de la provincia de Buenos Aires.

Sin embargo, la blonda legisladora respondió con un lacónico “no importa”, cuando la consultaron desde qué espacio político apoyaría una eventual candidatura del hombre de Chivilcoy. Es que López, que llegó a la política de la mano de su esposo, el dirigente petrolero Alberto Roberti, aprendió rápidamente el arte de la panquequeada en ese terreno.

Cercana al empresario golpeador de periodistas Francisco De Narváez, la diputada se hizo conocida a fuerza de gastar una verdadera fortuna en cartelería callejera en amplias zonas de la provincia, a pesar de lo cual nunca dejó de ser una más del montón entre los diputados que se autodenominan peronistas.

Oportunista como pocas, abandonó al “Colorado” antes de que se hundiera el barco, y se pasó a las filas del massismo, desde dónde creyó que podía convertirse en candidata a gobernadora, nuevamente confiando en que con sólo gastar una fortuna en publicidad sería suficiente.

Pero el destino le jugó una mala pasada y después de tirarle con munición gruesa a su ex referente político colombiano, este cerró un acuerdo con Sergio Massa y pasó a ser su competidor directo en la interna de Frente Renovador para disputar la gobernación bonaerense.

Fiel a su estilo, López abandonó ese espacio y al grito de “yo siempre fui peronista”, se sumó a la campaña de Daniel Scioli, hasta que el fracaso electoral hizo estallar por los aires las chances de la diputada de alcanzar una posición que le permita dejar la legislatura.

Fue en ese momento que se acercó a María Eugenia Vidal, con quien llegó a un acuerdo para ubicar a un hombre propio en un cargo provincial. El problema fue que la legisladora no tuvo mejor idea que proponer a Adalberto “Beto” Del Negro, el ex intendente de Ensenada investigado por múltiples causas de corrupción y sin dudas una de las figuras más rechazadas de la política de la región capital.

Con ese acuerdo detonado, una vez más la ex denarvaísta, ex massista, ex sciolista, y casi vidalista, salió a buscar refugio en otro espacio político, acercándose rápidamente al grupo de diputados que promueven la candidatura de Randazzo.

Por eso, si el ex ministro de la era K tiene aspiraciones serias, quizá debería cambiar el menú, los panqueques como Mónica López no han caído bien en otras oportunidades.

Lectores: 2961

Envianos tu comentario