Interna en Cambiemos

Macri cajonea fondos para Mar del Plata a fin de disciplinar al intendente Arroyo

El presidente cortó relaciones con el jefe comunal, que se encuentra cada vez mas aislado. (Dibujo: NOVA).

Una licitación por el reacondicionamiento de basurales en el partido de General Pueyrredón desnudó una interna entre el Gobierno nacional y el municipal que tiene como trasfondo el esquema de negocios para empresarios amigos que pretende imponer el presidente Mauricio Macri en la mayoría de los distritos.

Jaqueado por los múltiples problemas de gestión y con una permanente fuga de funcionarios, el intendente Carlos Arroyo necesita mostrar una gestión activa y transparente en todas las áreas, sin embargo en materia de gestión de residuos esta idea chocó contra una plan trazado a nivel nacional.

La obra de reacondicionamiento de los basurales locales fue ganada por una empresa sueca,  luego de una licitación municipal que se financiará con fondos nacionales. Sin embargo, después de conocido el resultado, el propio Macri le habría pedido al jefe comunal local que anulara el resultado porque debía entregarle los trabajos a la empresa de Benito Roggio, histórico controlante de Cliba y uno de los empresarios más exitosos del rubro.

Según fuentes municipales, Arroyo estaba "furioso" con ese pedido y habría desafiado al propio presidente a mantener las formas y respetar los resultados de la licitación pública a pesar de la presión de Roggio y de otras empresas locales como Covelia, que también quiere quedarse con el negocio de la basura en Mar del Plata.

La respuesta del Ejecutivo nacional fue cortar la comunicación y por el momento cajonear los fondos para el comienzo de la obra, lo que pone al intendente al borde del papelón por llamar a concurso, y entregar una obra que no puede comenzar porque Nación no gira el dinero necesario.

El objetivo final es que la empresa ganadora se retire y el Gobierno municipal se vea en la urgencia de contratar a otra firma para resolver el problema rápidamente, para que en ese momento aparezcan nuevamente en escena  los empresarios amigos del gobierno central.

Además, desde el comienzo de la gestión que en Cambiemos están preocupados por los dolores de cabeza que les trajo Mar del Plata por los casos de inseguridad, violencia, renuncia de funcionarios, etc. por lo que consideran que ésta es una buena oportunidad para disciplinar al intendente y ajustarlo a los planes de Macri.

Lectores: 1446

Envianos tu comentario