Opinión
Opinión

Traidores a su pueblo

Antonio Tourville, dirigente peronista.

Por Antonio Tourville, especial para NOVA

Hoy nuestra Patria, es decir, la gente que habita en la República Argentina, está sufriendo un despojo demencial de todo lo suyo. El trabajo desaparece día a día, el poder adquisitivo de los salarios está en caída libre y aumenta la miseria.

Las actividades comerciales agonizan, las fábricas cierran sus portones, la educación y la salud van al paro, la inseguridad asecha día y noche, la deuda crece y la soberanía, así como la autodeterminación, disminuyen en igual medida.

Los poderes de siempre festejan los botines obtenidos a través de la timba financiera, los sobreprecios, financiamientos usureros, comisiones, perdón de deuda, devolución de retenciones, etc.

La soja avanza y con ella las inundaciones, los aludes y la desgracia popular. El pueblo confundido y engañado no sabe qué hacer, algunos marchan detrás de pancartas desplegadas y luego regresan con pancartas e ilusiones, plegadas. Otros protestan y despotrican en sus entornos, pero de nada sirve. La Iglesia –salvo el Papa– amén.

Autistas políticos

¿Y los dirigentes dónde están, qué dicen? Algunos hablan de defender las instituciones, mientras el pueblo, la principal institución democrática, desfallece minuto a minuto. Otros hablan de acuerdos multisectoriales, y mientras tanto votan apoyando al genocidio. Otros, la gran mayoría, se han convertido en autistas políticos: no saben, no contestan.

Los concejales hablan de cordón cuneta, de recolección de residuos o del destino de la caca. Los intendentes discursean sobre gestiones mendigantes para conseguir obras. Los diputados hablan de contratos, de dietas, de endeudamiento. Los gobernadores hablan de fondos, de acuerdos con la obediencia debida al Ejecutor Nacional. Mientras esto pasa, el pueblo desorientado se desploma.

Señores, el pueblo los está mirando y comprende que por acción u omisión ustedes son partícipes necesarios de este desguace nacional. Está esperando que tomen partido, organizando la defensa contra todos estos males. Si ustedes no lo hacen, habrán dejado de ser dirigentes para convertirse en despreciables traidores de su pueblo, es decir, de su Patria.

Lectores: 989

Envianos tu comentario