La Provincia
Ingeniero hidráulico en diálogo con NOVA

Velazco sobre inundaciones: "Faltan inversiones, no se hicieron durante muchos años"

  • El Ingeniero Claudio Velazco brindó a NOVA algunas precisiones del panorama actual en las cuencas más significativas de la provincia, al tiempo que puso sobre la mesa propuestas de labores a realizar para revertir esta delicada situación.
    Foto 1 de 2
  • Perfil Longitudinal aproximado de la Cuenca del Río Luján‏ realizado por el Ingeniero Claudio Velazco.
    Foto 2 de 2

Más allá de los cruces y las chicanas políticas (propias del período electoral) que salpican el tratamiento de un tema tan delicado como lo son las recientes inundaciones en varios distritos del territorio bonaerense, lo cierto es que un abanico de interrogantes queda flotando en torno a las acciones que deberían realizarse para evitar (o al menos mitigar) los efectos de los fuertes temporales que cada vez se vienen registrando con mayor frecuencia.

Bajo esta consigna, NOVA consultó a un especialista en la materia, el Ingeniero Hidráulico Claudio Velazco, quien brindó algunas precisiones del panorama actual en las cuencas más significativas de la provincia, al tiempo que puso sobre la mesa propuestas de labores a realizar para revertir esta delicada situación.

Primeramente, y al afirmar que “las inundaciones que tiene la provincia vienen de vieja data”, el profesional destacó: “Lo que tenemos son falencias grandes. Desde un punto de vista hidráulico todo se puede solucionar, lo que sí, faltan inversiones, no se hicieron durante muchos años, y no ahora pensando que estamos con el cambio climático. Falta llevar adelante grandes proyectos, planificados, armonizados y debería ser una verdadera política del Estado provincial solucionar el tema de las inundaciones”.

Cuenca del Salado

En referencia a la cuenca del Salado, la cual abarca el 55 por ciento de la superficie bonaerense, Velazco observó que “hubo distintos planes integrales que se vinieron planteando a lo largo de los años, con distintas obras, incluso los que se están llevando adelante desde el sector de la desembocadura en la Cuenca del Samborombón hacia las nacientes. En el río Salado, aguas arriba hasta lo que sería la ruta 3, se han llevado adelante tres etapas, obras que son financiadas por el Gobierno nacional”.

“Eso representa aproximadamente unos 200 kilómetros, pero poder llegar a lo que sería abarcar toda la cuenca, quedarían más de 400 kilómetros todavía hacia aguas arriba y, a su vez, hacia cada uno de esos cauces principales se tendría que plantear un mejor escurrimiento de lo que serían los tributarios menores, distintos arroyos o ríos secundarios”, analizó, a la vez que planteó avanzar “hacia aguas arriba lo más urgentemente posible para poder ir encaminando el tema”. Ante eso, apeló a “una decisión política firme y tendría que ser una política de Estado llevar adelante un verdadero plan hidráulico continuo en etapas”.

Cuenca del Luján

Pasando a la situación de la cuenca del Río Luján, el Ingeniero Hidráulico analizó las obstrucciones de algunos puentes y cómo se encuentra una ciudad ubicada respecto del curso de agua. Así, detalló: “En el sector más alto (Suipacha) podemos tener una cota que puede rondar los 50 metros IGM (altura de referencia respecto al nivel del mar) hacia aguas abajo. La ciudad de Luján se encuentra en un punto intermedio de la cuenca (cota de alrededor de 20 metros). Tenemos una cota 50 a 20. En ese sector el cauce no llega a los 30 metros, incluso había un plan que estaba llevando adelante el Gobierno provincial de darle una reconformación al cauce y aguas abajo llevarlo a los 30 metros de ancho”.

Pasado Luján, siguiendo el cauce del río, se encuentra la Ruta Nacional N° 8, donde hace aproximadamente 15 años se construyó un nuevo puente. Al respecto, Velazco observó: “El único sinceramiento fue el puente construido sobre la ruta 8, que es más nuevo, que tiene 191 metros. Yendo aguas abajo debería tener al menos la misma sección, pero son puentes antiguos. Si seguimos aguas abajo, 5 kilómetros, nos encontramos con dos puentes ferroviarios de los cuales ambos tienen 32 metros de sección (de luz) o sea que nuevamente se sigue manteniendo una sección insuficiente y eso va generando un cuello de botella”.

Y añadió: “La lógica es tener, cuando vamos aguas abajo, secciones a lo sumo iguales a las anteriores pero nunca menores”, como se presenta actualmente.

El tema countries

En cuanto a los countries construidos sobre humedales en el radio de la cuenca del Luján, Velazco detalló que “tuvieron que elevar el nivel en alguna superficie para poder hacer las construcciones, a lo mejor de cota 2 pasaban a 5. El tema es: si tomo en cuenta las referencias de cotas, de la ciudad de Luján (20 metros), este sector rellenado puede llegar  a tener cota 5, quiere decir que, por más que genere una obstrucción completa de un curso de agua, me va a generar problemas para los vecinos lindantes y que no están protegidos por una cota mayor. Ahí se produce ese cuello de botella y se inunda la gente por motivo de los countries”.

Ante eso recalcó que “la ciudad de Luján no se inunda por los countries, lo que sí generan problemas es a los vecinos aledaños”, añadiendo que “estoy en desacuerdo cómo fueron planteados los countries, porque lo que están generando es un cambio al ecosistema y donde creo que el Estado, provincial y municipal correspondiente, estuvo ausente. Cuando uno plantea los estudios de impacto ambiental, con qué profundidad lo analizaron y permitieron la autorización de eso”.

Propuestas

Ante ese panorama planteado, el Ingeniero Hidráulico propuso para la cuenca del río Luján: “Ampliar todas las secciones de las obras previas a la desembocadura (puentes ferroviarios y carreteros), tomando en cuenta el desagüe de toda la cuenca”, a la vez que instó “hacer un verdadero replanteo” para “llegar a una situación de sección natural del curso de agua que medianamente a uno le dé la garantía que no desborde ante una primera lluvia”, las cuales “no todas son extraordinarias, porque si no usamos a veces el cambio climático para decir que, como llueve tanto, no podemos hacer obras porque ninguna va a tener eficacia”.

Asimismo, al advertir la reubicación de familias como “parte de una decisión política clave”, Velazco sugirió que, cuando no se puede ensanchar el cauce en tramos como el que atraviesa el casco urbano de Luján, se podría “revestir en hormigón”. También, propuso obras retardadoras que “son como construcciones donde van colocando compuertas y terraplenes transversales al curso de agua, de manera tal que hace las veces de embalse, son diques” con el fin de “retener lo que se pueda” sin por ello “generar problemas en el entorno aguas arriba”. Ante eso, bregó por “buscar un equilibrio”.

“El cambio climático no es pasajero, vino para quedarse, entonces es un deber del Estado estar preparado para eso. La clave es la decisión política a nivel provincial, se debe desarrollar un verdadero plan integral que debe trascender una gestión”, puntualizó el profesional hidráulico.

Lectores: 1

Envianos tu comentario