Municipios
Lomas de Zamora

Vecinos denunciaron la emergencia sanitaria y ambiental de la cuenca baja Matanza-Riachuelo

Vecinos denunciaron en Agua y Saneamientos Argentinos S.A (AySA) la emergencia sanitaria y ambiental que atraviesa la cuenca baja del Sistema Matanza-Riachuelo (Cuartel IX) en Provincia de Buenos Aires.

Vecinos, miembros de organizaciones sociales y docentes de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires (UBA) junto al Foro Hídrico de Lomas de Zamora denunciaron en Agua y Saneamientos Argentinos S.A (AySA) la emergencia sanitaria y ambiental que atraviesa la cuenca baja del Sistema Matanza-Riachuelo (Cuartel IX) en Provincia de Buenos Aires.         

La denuncia fue presentada el 18 de junio de 2015 e incluyó aspectos técnicos y jurídicos que evidencian el riesgo sanitario al que se encuentra expuesto la población de Cuartel IX y solicita a las autoridades de manera urgente incrementar la oferta de agua utilizando como fuente agua subterránea.                         

La falta de acceso seguro al agua potable (servicio discontinuo, reducida oferta de agua y calidad dudosa),  los elevados niveles de contaminación de suelos y napas resultado de la actividad industrial sin control, ponen en riesgo la salud y la vida de aproximadamente 300 mil habitantes de Lomas de Zamora.

En diálogo con NOVA, Víctor, vecino del barrio Villa Lamadrid, de Lomas de Zamora, afirmó que “a ocho años de que la Corte dictaminara la limpieza de la cuenca, sólo se está trabajando en cortar el pasto”.

Asimismo, manifestó que no existe un programa integral de control de industrias, de cloacas, ni de tratamiento de residuos. “Es un problema bastante grande porque todo lo que no se recolecta va a los distintos arroyos que desembocan en Matanza-Riachuelo, fundamentalmente, en la zona de Lomas de Zamora”, finalizó.

La cuenca baja no cuenta con un sistema de saneamiento básico. La evacuación de los efluentes cloacales domiciliarios se realiza mediante pozos ciegos; el nivel de la napa freática en la zona se encuentra muy próximo al nivel del terreno natural, lo que implica gastos altísimos de mantenimiento para los habitantes y un gran riesgo sanitario.

La falta de un adecuado sistema pluvial para evacuar los excesos de agua lluvia determina que cada vez que llueve, los barrios de la cuenca baja se inunden con agua de lluvia contaminada con líquido cloacal.

Por otro lado, esta zona ribereña presenta suelos de muy baja resistencia por ser de relleno y encontrarse saturados, lo que determina un elevado riesgo de desmoronamiento y colapso para los pozos ciegos.

Para remediar esta situación, que provoca graves daños a la salud, el informe plantea como alternativa la instalación de plantas compactas de tratamiento, que permitirían solucionar con mayor rapidez la expansión de la cobertura de saneamiento en la cuenca.

Contaminación por plomo en sangre

Hacia fines del año 2013 la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) instaló en algunos barrios salas móviles sanitarias y tomó muestras de sangre a niños menores de 5 años y adultos mayores a 65.

Entre otros parámetros, estos estudios midieron la concentración de plomo en sangre. Los resultados de estos análisis de laboratorio muchas veces no fueron entregados a los familiares de los menores, quienes sólo fueron informados verbalmente al respecto.

De acuerdo a lo informado por los vecinos, muchísimos niños obtuvieron resultados positivos de concentración de plomo en sangre. Hasta la fecha ni la ACUMAR ni los gobiernos nacionales, provinciales y municipales han sistematizado el seguimiento de estos niños.

Esta situación crítica determinó la formación de un grupo de trabajo conformado por el Foro Hídrico de Lomas de Zamora, educadores de la Fundación Che Pibe, docentes y estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la UBA, científicos, médicos sanitaristas, documentalistas, la Cooperativa de Cartoneros MTE, vecinos y otras organizaciones sociales para delinear un plan de acción que incluye la elaboración de un Mapa Epidemiológico.

En particular, se relevaron en Villa Fiorito 21 casos de concentración de plomo en sangre en niños, detectados durante las campañas de los móviles sanitarios de la ACUMAR. En todos estos casos, no hubo entrega de informe escrito por parte de ACUMAR a los padres o tutores de los menores, ni se sistematizó el seguimiento clínico de los afectados

Una situación similar se presentó en Villa Lamadrid, donde se realizó una campaña de salud, con análisis clínicos y de sangre que arrojaron contenido de plomo en sangre en los 17 menores analizados.

Lectores: 1

Envianos tu comentario