Política
Se sube a la combi de candidatos bonaerenses

Achica el sueño: Julián Domínguez abandona la pelea nacional y va por la Gobernación

Julián Domínguez intentará llegar a la Gobernación. (Dibujo: NOVA)

El peronismo sumará en las próximas horas un nuevo candidato para suceder a Daniel Scioli en la Gobernación.

Se trata del diputado nacional Julián Domínguez, que hasta ahora había hecho el gasto como postulante a la silla de Cristina Kirchner. Sin embargo, esta semana mandó a bajar carteles, tapar pintadas y desarmar equipos porque ahora el rumbo es otro. 

Varios allegados que habían comprometido voluntades y fondos encontrarán consuelo en la estrofa de José Panizza, autor del tango que lleva el nombre del legislador de Chacabuco: "Un día, entusiasmado por una loca ilusión, dejó el nido abandonado  y destrozó mi corazón".

La señal de que Julián cambia de proyecto la dio hace dos semanas cuando apareció en el Vaticano para una reunión a solas con el papa Francisco de 40 minutos, que se disfrazó en una agenda más amplia que incluía asistir a la instalación del nuevo cardenal criollo Luis Villalba, y una visita a sus pares del congreso de Italia.

Según trascendió, tras esa charla con el Sumo Pontífice todo se modificó: entró Domínguez como presidenciable, salió como candidato a gobernador

Por tal motivo, en los próximos días, es muy probable que cuando comience su campaña a gobernador, Domínguez reciba el saludo, antes que nadie, de los obispos bonaerenses, porque este diputado tiene una relación especial con la Iglesia, más allá de sus convicciones personales -que comparte con otros conmilitones del peronismo, como la jefa de Estado, Aníbal Fernández y otros.

Subirse a la combi de candidatos a gobernador le rinde otro servicio al peronismo provincial, que perdió las elecciones del año pasado en manos de una picardía de Sergio Massa. Tendrá que estar a los codazos con otros precandidatos del aparato como Fernando Espinoza y pulsear con Martín Insaurralde, el hombre que encabezó el año pasado la lista del kirchnerismo en la Provincia pero que ha perdido peso, al punto de que Massa lo mide junto a Francisco de Narvaéz.

Si este movimiento de Domínguez tiene la venia de Francisco es de suponer que también lo tiene de Cristina Kirchner, y es la primera señal de Olivos hacia un hombre propio para la gobernación que, además, contiene un mensaje clarito: el candidato a la sucesión en La Plata no es Randazzo, como imaginan quienes creen en un ticket Scioli presidente - Randazo gobernador. 

Lectores: 846

Envianos tu comentario