Municipios
Partido de Almirante Brown

Denuncian hechos aberrantes que ocurren dentro del Cottolengo Don Orione de Claypole

Cottolengo Don Orione de Claypole.

Un enorme escándalo podría desatarse en el caso de que se compruebe la denuncia contra el Cottolengo Don Orione, el cual está ubicado en la localidad de Claypole, partido de Almirante Brown.

El  Cottolengo cuenta con 65 hectáreas, en las que se despliega una pequeña ciudad con sus calles, una escuela, un hospital, 14 hogares, un salón de fiestas, una huerta, una radio y hasta un cementerio.

Allí, se alberga a quienes, por sus discapacidades físicas o mentales no viven con sus familias o fueron abandonados.

Sin embargo, a raíz de una denuncia a la que accedió el portal El Suburbano  puede quedar manchada si finalmente la Justicia verifica la durísima imputación presentada.

Una entidad quilmeña es la que apunta

La denuncia penal contra las autoridades del Cottolengo Don Orione de Claypole busca conocer la existencia de los delitos de homicidio, violación, lesiones graves, expansión de enfermedades infectocontagiosa y falsificación de instrumento público: entre el que se destacaría certificado de defunción.

Denuncia que fue formulada en la Fiscalía 12 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, por el titular de la Asociación Civil Ecos del Sol (MP 41.161), Ramón Ganduglia, a través de su abogada Susana Perales.

En su fundamentación, la acusación explica los padecimientos de numerosos internos. Situaciones que se detallan con lujo de detalles y que muestran escenarios -que de comprobarse- generan escalofrío.

Asimismo, el escrito asevera que en el 2014 se generaron reiterados hechos, entre el que se destaca el falle-cimiento de “manera extraña” de un interno, informando en su certificado de defunción “muerte por aspiración” de su propia sangre. “Lo que no se mencionó fue el enorme traumatismo que tenía el residente en su rostro, en la zona del tabique y el ojo, compatible con un golpe de puño o con objeto contundente”, indica la denuncia advirtiendo las “lesiones gravísimas” contra el residente, que luego “le provocaron la muerte”.

Otra de las muertes que piden sea investigada es la generada por el brote de tuberculosis ganglionar “sin tomar la Institución los medios de prevención necesarios y obligatorio para una enfermedad tan grave”, configurándose “el delito de enfermedad infectocontagiosa”.

En tanto, una tercera situación manifestada en la comprometedora denuncia fue la vivida por otro residente, quien -según se explica- por su condición solo podía ingerir alimentos procesados, y que luego de ingerir alimento sólido falleció.

 En su certificado de defunción se aseguraría que el deceso fue producto de un “paro cardiorespiratorio” desligando la “irresponsabilidad de la Institución al momento de su alimentación y posterior defunción”. Hecho que configuraría el delito de “homicidio” dado que el residente tenía problemas deglutorios.

Ante estas situaciones narradas, el denunciante solicita a la Fiscalía 12 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora que se realice el secuestro de autopsias, motivo de muerte, historias clínicas de todos los residentes, que se practique pericia sobre los residentes para determinar patologías, medicación suministrada, comidas suministradas, y que un perito determine si los residentes son “objeto de malos tratos y/o violaciones y/o cualquier delito y/o otras vejaciones”.

Además, se requiere a la Justicia que se practique inspección ocular sobre el establecimiento para determinar en el estado en que son alojados los internos en los distintos hogares. Y que se libre oficio a la Comisaría Sexta para que informe si recibieron denuncias de estos fallecimientos; al Hospital Aturo Oñativia de Rafael Calzada para que se informe si los residentes del Cottolengo fueron atendidos en ese nosocomio.

La presentación pide que se cite al médico de la Institución y el secuestro del libro de guardia del Hospital Interno. Como también se disponga el allanamiento al cementerio ubicado en el interior del Cottolengo, y se constate si la necrópolis cuenta con habilitación municipal. La exhumación de los residentes fallecidos en “extrañas consecuencias” y practicar autopsia sobre los cadáveres.

Por todo esto, la Justicia se encuentra analizando pormenorizadamente la documentación presentada. Asimismo, las próximas semanas comenzarían a citarse a los testigos y dar inicio a la serie de requerimientos pedidos para dar con la verdad de lo que ocurre puertas adentro del Cottolengo Don Orione.

Lectores: 7824

Envianos tu comentario