Municipios
PAMI trasladaría los pacientes a Bahía Blanca

Inminente cierre del servicio de hemodinamia necochense afectaría a 20.000 personas

  • El concejal necochense Alejandro Issin denunció el traslado de 20.000 pacientes ancianos a Bahía Blanca, con el riesgo que ello implicaría.
    Foto 1 de 2
  • A partir de marzo, los 20.000 pacientes de hemodinamia -en su mayoría ancianos de 60 años- serán trasladados a Bahía Blanca, con los riesgos que ello implica.
    Foto 2 de 2

El abogado y concejal del bloque Unión Peronista - Partido FE, Alejandro Issin, envió una carta documento al PAMI, contra la decisión de pasar las cápitas necochenses a Bahía Blanca, la cual pone en riesgo la continuidad del servicio de hemodinamia local, el que sería eliminado próximamente.

"Hemos perdido el tren de carga y de pasajeros, los puentes, el transporte aéreo, el Casino casi en su totalidad, el Muelle de Pesca, el Liceo Naval, hemos tercerizado nuestro festival infantil, ahora posiblemente perdamos este servicio que significa ni más ni menos que la vida o la muerte de mucha gente”, lamentó el edil.

“Tenemos que despertar y unirnos los necochenses tras este objetivo: impedir el cierre del servicio de hemodinamia local. Nos va la vida en ello”, aseguró consternado.

20.000 pacientes serán trasladados

La enfermedad cardiovascular expresada a través de dolencias coronarias o cerebro vasculares provoca la mayoría de las muertes en el mundo occidental, alcanzando hasta un 40 por ciento de todas las muertes de cualquier causa.

En Enero del año 2008 se inaugura en Necochea el Servicio de Hemodinamia de Necochea ante esta necesidad y siendo habilitado por el área de Salud Pública de la Nación bajo la titularidad de su jefe, Guillermo Marchetti.

Desde entonces, se realizaron más de 2.000 procedimientos en Necochea, salvando muchas vidas y ante la urgencia de dichos cuadros de enfermedad. Su principal obra social (PAMI), es la que le dio cobertura al 80 por ciento de los procedimientos aproximadamente, brindando la práctica como también las prótesis necesarias para poder llevarlas a cabo.

Los afiliados a PAMI resultan ser la población más añosa y con mayor índice de enfermedad cardiovascular, es decir son los pacientes más enfermos y cuya enfermedad es la más grave, por la complejidad. En muchos casos y al ser tan graves, son pacientes no factibles de trasladar, en virtud del riesgo de muerte durante el mismo.

La edad promedio de los pacientes tratados en hemodinamia es de 61 años mientras que la edad promedio de los pacientes de PAMI supera holgadamente los 70 años, encontrando la edad promedio en 74 años aproximadamente. Por último, la incidencia de infarto en este grupo etario se cuadriplica en comparación con la población de pacientes testigo del resto de las obras sociales y prepagas.

Más de 20.000 pacientes se encuentran capitados en esta región y reciben atención de urgencia sin demora alguna. La derivación de los mismos con el traslado respectivo implica no solo mayor gasto operativo, sino también mayor índice de complicaciones, con probables consecuencias médico-legales.

La semana pasada ha trascendido que a partir de marzo 2015 los pacientes serán trasladados a Bahía Blanca, acordando con ellos y ofreciendo otras prácticas en conjunto, un paquete de medidas sanitarias que brindarían cobertura a los mismos.

Los peligros

Hasta el momento, solo eran derivados aquellos pacientes que tuviesen enfermedades que no pudieran ser resueltas localmente, como problemas de tipo valvular y siendo los mismos una gran minoría que no llega al uno por ciento de los pacientes tratados; (los mismos eran derivados a dos sanatorios de Mar del Plata) que actualmente y desde hace días no se encuentran en funcionamiento.

La gran distancia a Bahía Blanca implica asumir un riesgo por demás incoherente y absurdo, no siendo correcto el traslado de pacientes cursando una enfermedad cardiovascular y con un trayecto vía terrestre de cuatro horas aproximadamente.

La enfermedad cardiovascular necesita de ser atendida de urgencia, siendo un grupo importante de pacientes, no trasladables o en su defecto de difícil movilización y con altísimos costos.

Ante esta situación, el Servicio de hemodinamia se hace no sustentable con la pérdida de ingresos de la obra social más importante del país, no pudiendo cubrir sus gastos físicos e ingresando en estado de quiebra a la brevedad.

Esta estimación surge de los ingresos promedio del servicio que cuentan con una cápita de PAMI que le permite al servicio contar con 70.000 a 80.000 pesos por mes.

El gasto operativo del servicio se encuentra en 50.000 pesos por mes aproximadamente y este dato surge de sueldos, gastos de insumos específicos como catéteres, balones, cuerdas específicas e insumos no específicos como contrasté yodado, sueros, agujas, gasas, etc.

El ingreso por el resto de las obras sociales no supera al 50 por ciento de PAMI, es decir alrededor de 40.000 peso mes.

Esto implica que no se alcanza a cubrir los costos del mismo. Es imperativo mantener entonces a PAMI para no sólo darles vida a los pacientes, sino también al servicio.

En Necochea, la prevalencia de enfermos que tienen a PAMI como única cobertura es altísima y la gravedad de la no atención de sus dolencias cardiovasculares, traería consecuencias fatales.

Pedido de unión

"Los necochenses todos, sin distinción de partidos políticos e ideologías, tenemos que unirnos y pelear por lo nuestro. Esta es una bandera común a todos los necochenses y debemos dejar de lado las mezquindades políticas y personales en procura de un interés común: dejar de perder conquistas y logros locales que tanto trabajo y sacrificio han costado", pidió Issin.

Y concluyó explicando: "En este entendimiento he remitido la carta documento a PAMI para que las autoridades de la Obra Social revean y revoquen la medida de quitarnos las cápitas locales. En caso de negativas o evasivas, promoveremos una acción de amparo en defensa de los derechos colectivos afectados por esta incomprensible medida que perjudica a los necochenses en su conjunto”.

Lectores: 820

Envianos tu comentario