Lo tildan de integrar “la patota” del municipio

La Plata: denuncian a un empleado de Bruera por violencia de género

Sergio Baigorria, es empleado del municipio y su ex mujer lo señala como integrante del "grupo de choque" del intendente platense.

Un empleado del municipio de La Plata fue denunciado por su ex mujer, quien lo acusa de violencia doméstica y amenazas. El mismo hombre que habría estado involucrado en las agresiones a los damnificados por la inundación, mientras reclamaban por el trágico temporal en la Catedral el pasado 19 de noviembre. Además habría participado de los incidentes contra taxistas platenses, en pleno centro platense, en febrero pasado.

Gabriela Vaca recurre a los medios porque está cansada. Antes, estaba cansada de los golpes que le propinaba Sergio Baigorria, ahora, ya separada, de las amenazas. Sucede que el vínculo que los unió cosechó un niño, hoy de 5 años de edad, usado como excusa por el acusado para seguir amedrentando a la mujer.

El denunciado, ante NOVA, por Vaca trabajó hasta hace un tiempo en el Servicio Penitenciario bonaerense, donde tras varios sumarios administrativos por las denuncias de su ex mujer por violencia familiar, tiene “reserva de cargo”. Por estas horas presta servicio como “asesor de clase A” en el municipio de La Plata, figura muy cercana de la gestión del intendente Pablo Bruera.

Sin embargo, la ex mujer manifiesta que forma parte del “grupo de choque” o la “patota” del municipio. Para argumentarlo sostiene que participó de los incidentes de febrero pasado, cuando una protesta  de taxistas terminó con graves incidentes en pleno centro de la ciudad de La Plata, donde se registraron tiros y dos heridos. En ese momento, los choferes denunciaron la participación de patotas que responden al ejecutivo municipal. Desde el municipio, por su parte, indicaron que participaron  delincuentes infiltrados.

Además, Vaca señala que fue uno de los miembros de la comitiva del municipio, que el pasado 19 de noviembre habrían agredido a familiares de v´citimas y damnificados por la inundación, en momentos en que reclamaban justicia en las escalinatas de la Catedral. En ese momento, los asambleístas denunciaron ante la Fiscalía que habían sido atacados por personas que llegaron al templo céntrico junto al intendente. Desde el municipio desmintieron los hechos.

La mujer, ante este portal, señala que tomó la decisión de hacer público su caso para resguardar a posibles “víctimas” de esta persona. “Cuando vi imágenes y vi que él estaba entre los que habían participado de las agresiones, decidí hacerlo público”.

Vaca durante mucho tiempo resistió golpes y violencia física, pero cuando su bebe cumplió 8 meses de vida decidió separarse. Los maltratos continuaron y una vez, en enero del 2012, terceros supuestamente enviados por Baigorria llegaron a su domicilio y la golpearon tanto que terminó en el hospital. El mensaje fue claro: “Dice Baigorria que levantes la medida cautelar y te dejes de joder”.

La media cautelar de la que hablaban quienes golpearon a Vaca prevé una restricción de acercamiento a un radio no menor de doscientos metros para ella y su hijo. La logró luego que dejara constancia de 20 denuncias por violencia doméstica, que derivaron en la exclusión del hogar. Sin embargo, en 4 ocasiones Baigorria desobedeció la medida. Además, baigorria por no haberle pasado la manutención a su hijo, tiene embargado su sueldo desde hace alrededor de dos meses, aunque el dinero aún no fue girado a Vaca.

Ahora Vaca está a la espera del fallo que determine si su ex pareja está en condiciones de vincularse con su hijo. “Yo al principio permitía la visitas, pero las agresiones continuaron y no quiero que mi hijo se crie con ese hombre”, sostiene la mujer quien espera que la Justicia tenga en cuenta las situaciones de violencia a las que su hijo estuvo expuesto.  

En este sentido, la mujer teme que Baigorria pueda tener algún tipo de vínculo con las autoridades judiciales, que hagan torcer la balanza a su favor, por su trabajo dentro del municipio.

En tanto, mientras la mujer espera que este hombre pague ante la Justicia las consecuencias de sus actos, cumple con su conciencia y avisa sobre la peligrosidad de este sujeto que cumple órdenes en una institución pública.

Envianos tu comentario