Opinión

Pierde el periodismo

Jorge Lanata y Víctor Hugo Morales protagonizaron una pelea mediática en la que sólo perdió el periodismo.

Por Fernando Tocho, de la Redacción de NOVA.

 

 

En las últimas horas se produjo un cruce mediático entre dos periodistas de renombre. El resultado: Perdió el periodismo. La pelea la protagonizaron Jorge Lanata  y Víctor Hugo Morales.

 

El primero de los participantes evidenció en su programa “Periodismo Para Todos”, que el comunicador uruguayo tuvo estrechos vínculos con la dictadura del país vecino. La prueba de semejante acusación estuvo a la vista.

 

Lanata mostró una imagen en la que se veía al consagrado relator acompañado por el mayor Juan Carlos Grosso. Además vio la luz un audio en el que Morales expresa unas palabras de afecto hacía el referente del Batallón Florida.

 

Lejos de evadir la acusación que realizó Jorge Lanata, Víctor Hugo Morales no tardó en contestar y en su programa matutino conocido como “La mañana” descargó su fastidio: “Grosso es un caballero, quieren matar mi credibilidad, lo admiro a Lanata, que se quede tranquilo que él es el número uno”, sostuvo en primera instancia.

 

Posteriormente, el conductor de “La mañana” tocó un tema delicado, personal e hiriente que nada tenía que ver con el debate central que los insertó en el escenario: “Lanata está dando la cara más que nunca, antes era progresista, ahora es liberal, pero siempre fue transgresor. A vos te enganchó Magnetto, la última parte de tu vida se la das a Magnetto. Dicen que no andas bien físicamente, que te cuesta moverte. Es lo que te tocó Jorge”, opinó.

 

Estas últimas aseveraciones del periodista oriental, resultan ser llamativas ya que a lo largo de su trayectoria es difícil encontrar un episodio similar en el que Morales haya establecido sentencias tan fuertes contra terceros. Mucho más grave resulta el hecho de que la salud de una persona entró en un debate que no estaba dirigido hacia esos bajos carriles.

 

Propongo algunas preguntas que quizás sirvan como disparadores de respuestas, a quienes quieran reflexionar sobre este asunto. Tengamos en cuenta que ambos periodistas son exponentes de distintos bandos. Uno de la oposición y otro del oficialismo.

 

Este antagonismo, ¿es excusa suficiente para hacer público un debate como el que se dio? ¿Todo vale a la hora desvalorizar al otro? ¿Qué se propone demostrar Morales al señalar los problemas de salud que tendría Jorge Lanata? ¿Era necesario llegar a esos niveles de agresión? Y por último, ¿quiénes permiten y avalan estas practicas?

 

La atmosfera y el perfume que se respira en los medios es contario a la neutralidad. Pareciera ser que hoy la premisa para los comunicadores es estar a favor o en contra del modelo (678 es un ejemplo), de la corporación, de los planes, de los Kirchner o de las empresas privadas. El periodismo no debería depender de eso, ni siquiera debería construirse bajo esos estandartes.

 

En mi opinión el que pierde es el periodismo. Dos referentes, dos exponentes enemistados que se han desplazado hacia las banderas del periodista partidario, del periodismo subjetivo y subjetivado al extremo.

 

Ellos han perdido su libertad y si nos aferramos a esta maravillosa frase que guardé para el final de este artículo el problema es aún mayor. Dijo Hans Christian Andersen: “La prensa es la artillería de la libertad“.

Envianos tu comentario