Lo que dejó el caso Boldt

¿Raúl Pérez tentado por el Ejecutivo?

El “Cabezón” podría estar entre los elegidos de Scioli para retribuir gestos. Su posible reemplazo en el bloque oficialista.

La implosión generada en el seno del FpV a partir de la presentación del pedido de Informes al Ejecutivo por parte del propio bloque oficialista respecto a la empresa Boldt SA todavía salpica sus esquirlas en los pasillos de la Legislatura y la Gobernación, con eventuales movimientos de piezas e ingresos acaso inesperados.

Según consigna el portal Buenos Aires Digital, el ex presidente del bloque del FpV-PJ, Raúl Pérez, habría sido tentado con un cargo en el Poder Ejecutivo en reconocimiento a su “lealtad”. El “Cabezón” se negó a firmar el proyecto, que contó con la rúbrica de la mayoría de sus compañeros de bancada, y ahora el gobernador Daniel Scioli se dispone a reconocer ese gesto.

Como se recordará, en el momento más tenso del “Boudougate”, el presidente de la bancada del FpV en Diputados, Juan De Jesús, presentó un proyecto de solicitud de Informes al Poder Ejecutivo instándolo a que explicara el tipo de relación tiene con Boldt, una de las empresas que controla el negocio de los juegos de azar en territorio bonaerense.

De Jesús, un boudouista de la primera hora, lo hizo acompañado del vicepresidente del cuerpo, José Ottavis, en una jugada que no tardó en ser interpretada como la reacción del kirchnerismo puro ante el embate por el caso Ciccone.

El vicepresidente Amado Boudou acusa a esa empresa de ser la responsable de las denuncias en su contra por supuesta vinculación con la ex firma Ciccone Calcográfica y por el presunto tráfico de influencias para beneficiarla.

Lógicamente, el proyecto generó tensiones internas que no pudieron ser disimuladas, y que todavía ponen en evidencia algunas consecuencias. Raúl Pérez estuvo entre los quince diputados oficialistas -la mayoría del sciolismo y el randazzismo- que no acompañaron con su firma el polémico proyecto.

El “Cabezón” tiene mandato hasta 2013. De concretarse su incorporación al gobierno sciolista, su banca sería ocupada por Ana Herrán de Castagneto, quien se ubicaba tercera en la lista de diputados provinciales en las elecciones legislativas de 2009, cuando la Octava Sección renovó sus seis escaños.

Esposa del viceministro de Desarrollo Social, Carlos Castagneto, la secretaria general de Kolina La Plata se postuló en tercer lugar en aquellos comicios, detrás del “Cabezón” y Gabriel Bruera. Hoy, esa ubicación le garantizaría incorporarse al heterogéneo bloque del FpV.

Cuando De Jesús y Ottavis impulsaron el proyecto, Raúl Pérez reconoció un “error de procedimiento“ porque, según explicó, “si uno toma postura sobre si la empresa está en operación política contra el vicepresidente, de estar convencido de eso, se tendría que haber pedido al Ejecutivo una caducidad del servicio de la empresa”.

“Eso demuestra una voluntad de ir contra la empresa y no embarrar la cancha al gobernador. Ahí operó un poco la inexperiencia de quienes motorizaron el pedido”, explicó entonces, y despertó satisfacción en calle 6.

Ahora, en tiempos de profundización de las diferencias internas en el paño bonaerense, Scioli se propone retribuir esa clase de lealtad con creces.

Envianos tu comentario