Ponen a un ultra K en la comisión de Seguridad

Un dirigente de La Cámpora decidirá sobre los proyectos de Scioli

Walter Abarca, estará al frente de la Comisión de Seguridad en Diputados.

El kirchnerismo no parece dispuesto a ceder en su ofensiva sobre la política de Seguridad del gobierno de Daniel Scioli. Por eso, la decisión de mantener la tensión con críticas y reclamos tendrá ahora otros alcances: el monitoreo directo de todas las iniciativas que impulse el ministro del área de Ricardo Casal, al menos en la Cámara de Diputados, pasará bajo la lupa de un legislador ultra K.

 

Si las negociaciones que se registran por estos días avanzan tal como se especula en ámbitos parlamentarios, el diputado Walter Abarca se calzará el traje de presidente de la estratégica comisión de Seguridad de la Cámara baja. De esta manera, uno de los hombres de La Cámpora tendrá la llave para darle el pase o frenar los proyectos vinculados a uno de los temas más sensibles de la administración bonaerense y sobre los que el kirchnerismo viene machacando en el marco del proceso iniciado para esmerilar al Gobernador.

 

Abarca es mucho más que un integrante de la agrupación juvenil K. Fue, desde el momento en que llegó a la Presidencia, nada menos que secretario privado de Néstor Kirchner, uno de sus hombres de confianza. Dirigente de Saladillo, fue electo diputado provincial en octubre de 2011 por la Séptima Sección Electoral y a partir de marzo, cuando arranque la actividad legislativa, será el presidente de una de las comisiones clave de Diputados.

 

Esta comisión será clave para el dictamen sobre varias iniciativas centrales a las que apuesta Scioli. Una de ellas es la Policía Municipal de Prevención que establece la creación de fuerzas locales en distritos de más de 70 mil habitantes, iniciativa sobre la que el kirchnerismo tiene varias objeciones y buscaría impulsar un proyecto propio.

 

 

Nuevo paso

 

La posible designación de Abarca significa un nuevo paso de los sectores kirchneristas por ocupar espacios relevantes de decisión en la Cámara de Diputados.

 

Como adelantara este diario, a está virtualmente acordado que el diputado Darío Golía, un hombre ligado al presidente de la Cámara baja nacional Julián Domínguez, se haga cargo de otra comisión estratégica: la de Presupuesto e Impuestos.

 

En tanto, Marcelo Feliú, vinculado al ministro del Interior Florencio Randazzo, se quedará con la comisión de Asuntos Constitucionales, otra de las claves para el tránsito de cualquier proyecto de fuste.

 

El poder K en la Cámara baja se refleja fuertemente además con la vicepresidencia que ejerce el camporista José Ottavis, y la titularidad del bloque oficialista que ostenta Juan de Jesús, un legislador de fuerte llegada al vicepresidente Amado Boudou.

 

El esquema de poder en Diputados sigue dejando sin lugares de peso al sciolismo y en cambio amplía la cada vez más notoria influencia K en la Legislatura, de la mano en el Senado del vicegobernador Gabriel Mariotto.

Envianos tu comentario