Opinión

¡Gracias, querido compañero Néstor!

Llegaste a interpretar, a sentir esa necesidad de saber qué había pasado con nuestros seres queridos desaparecidos.

Por Silvia Graciela Fontana (*).

 

 

Profundo es mi dolor al tener que despedirte, porque como todos los compañeros detenidos-desaparecidos te fuiste sólo físicamente de nuestro lado, nos dejaste un vacío enorme, porque la ausencia duele hasta el alma y, aunque levantemos bien alto tus banderas de la liberación para nuestro pueblo, jamás podremos dejar de sentir tu pérdida.

 

Cuando llegué cerca tuyo se me hizo un nudo en la garganta que no pude decirte nada, ni siquiera ese gracias que siento dentro mío por haberle prometido a mi hijo de 11 años, allá por el 2003, cuando te escribió una carta pidiéndote por su tía detenida-desaparecida, que ibas a hacer todo lo posible por llegar a la justicia que necesitábamos y cumpliste.

 

Llegaste a interpretar, a sentir esa necesidad de saber qué había pasado con nuestros seres queridos desaparecidos y muchos más nuestra necesidad de justicia, derogando las malditas leyes de la impunidad, y haciendo posible que los represores comiencen a ser juzgados con juicios que nuestros familiares no tuvieron, y paguen por sus culpas.

 

No pude, el corazón me latía fuerte y sólo atiné a dejarte para que te acompañara la remera de mi hermana Liliana y su compañero Pedro, aquella que usé en el juicio al apropiador de su hijo cuando fue condenado.

 

Hoy seguramente estarás feliz de saber que todo un pueblo te despidió, que tu compañera y tus hijos estaban allí orgullosos de todo lo que fuiste, lo que diste.

 

Dicen que el mejor homenaje es continuar lo que el destino te cuarteó a vos, profundizarlo y apoyando el proyecto nacional y popular por el que tanto peleaste.

 

Estarás allá, con los compañeros, y acá, en el corazón y en la memoria con todos nosotros, con los jóvenes y quienes te decimos: querido compañero Néstor… “¡Hasta la victoria siempre!”

 

 

(*) Hermana de Liliana Fontana, detenida-desaparecida el 1ª de julio de 1977.

Envianos tu comentario