A 7 años de su muerte

René Favaloro, el Premio Nobel Moral

  • La humildad de los grandes.
    Foto 1 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 2 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 3 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 4 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 5 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 6 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 7 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 8 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 9 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 10 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 11 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 12 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 13 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 14 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 15 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 16 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 17 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 18 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 19 de 20
  • La humildad de los grandes.
    Foto 20 de 20

“La vocación de médico es la profesión más noble que se puede elegir; no lo digo porque sea médico. Creo que no existe nada mejor que practicar la medicina y ayudar a la gente en los momentos difíciles, como cuando está enferma”.

 

“Es una sensación infinita: la vocación de médico está dada para aquel que tenga la facultad de entregarse a sus semejantes en un momento muy difícil. Cuando estamos enfermos nos damos cuenta de lo difícil que nos resulta la falta de salud. No existe profesión más digna, más humana, más llena de amor y de amistad, es un sentimiento muy profundo".

 

Dr. René Favaloro

 

 

El 29 de julio del 2000 el doctor René Favaloro tomó la decisión de no luchar más contra un sistema que lo agobiaba.

 

Eligió para tal fin el suicidarse en su departamento de un barrio de Buenos Aires.

 

Toda la sociedad quedó acongojada ante la lamentable noticia y el pensar general acerca de que un renombrado médico no puede presenta problemas económicos se desvaneció de un disparo al corazón; si justo el corazón, órgano que él siempre se encargó de cuidar en los demás.

 

Por la mente de nuestros colegas, los que diariamente trabajan en forma incansable, y que ven que sus sueños, proyectos y realidades se desvanecen por no conseguir el apoyo necesario, por no cobrar su sueldo en tiempo, por la ya instaurada "bicicleta" de las obras sociales, prepagos y seguros de salud, por no poder mantener la excelencia no sólo en los tratamientos, sino también en la formación y en la investigación, dicha noticia debió ser realmente dura.

 

Si al doctor Favaloro no lo escuchó el sistema que nos queda a nosotros... El disparo al corazón no fue sólo hacia él, fue hacia la política, hacia los gremios, hacia la sociedad médica y general.

 

Duele que un referente de la salud argentina y mundial se haya quedado solo y desprotegido. Vuelve el pensamiento "si al él no lo escucharon que nos queda a nosotros..."

 

En el tiempo transcurrido desde su desaparición circularon acusaciones, desmentidas, honores, lágrimas, recuerdos y reconocimientos, pero no alcanza. Dejemos de mirar al costado, de hacernos los sordos, de no hacernos cargo.

 

Es necesaria una firme determinación de quienes nos dirigen para comenzar a reconstruir nuestro sistema de salud. Basta de "arreglos", de "acomodos", de "transas".

 

No debemos dejar de trabajar todos y en serio para buscar la prolija y honesta solución de los problemas que aquejan a nuestra salud como sistema y para ello no sólo se necesitan de médicos sino también de la recursos, educación, formación y trabajo.

 

Los médicos realizamos el Juramento Hipocrático y diariamente hacemos frente a situaciones que ni un juramento ni mil promesas nos protegen, continuamente juicios por malapraxis salen en los periódicos, muchos realmente justificados y otros, los más, sólo con el objeto de "hacer dinero fácil", por parte de oscuros letrados y personajes siniestros, esa es la triste y dolorosa realidad.

 

Para una situación delicada como esta se necesitan jueces formados y capacitados en el área, no que "conozcan" de salud, ni que sean intuitivos, ni que les parezca que así debe ser, sino que sepan de medicina, que conozcan la realidad de los hospitales, clínicas, consultorios, etc., que protejan al paciente, a la salud y a los profesionales, que castiguen si realmente existió dolo y no porque hubo un abogado más hábil que otro en determinada circunstancia.

 

Volviendo a los inconvenientes de nuestros médicos dentro del sistema de salud, es vital no olvidarnos de nadie, ni de los eminentes ni de los que trabajan en la "trinchera" de una guardia médica o en una alejada sala periférica.

 

Todos son necesarios, ya perdimos uno.

Envianos tu comentario