Agencia NOVA
Fundada el 14 de febrero de 1996
13 N° 689 4° B (e/ 45 y 46) - La Plata - Buenos Aires - Argentina - Tel: (0221) 421-4958 - ID: 624*3115 - PIN: 2A4BCD30 / 79C40717 - WhatsApp: +54 9 221 542-9307 / ​+54 9 11 3536-6442
  miércoles 2 de agosto de 2006 
 PRINCIPAL  |  INSTITUCIONAL  |  MENSAJES 
  Configurar como PÁGINA DE INICIO Newsletter  Suscríbase GRATIS a nuestro NEWSLETTER
  | Opinión : |El Tiempo Buenos Aires. |RSScanales RSS |    
Opinión
La Constitución prohíbe el aborto
Por el Dr. Emilio Nazar Kasbo Abogado Especialista en Derechos Humanos UNLZ. Mail: elobjetivo@gmail.com- Columnista de Agencia NOVA.
  

Una joven discapacitada de 19 años fue violada, a casi cinco meses de embarazo, la tía y la abuela del bebé concebido exigen el aborto. Sin embargo, este atentado a la vida del concebido, tiene importantes consecuencias jurídicas.

 

El delito

 

¿Cómo ejercer el derecho sucesorio, del cual es titular el bebé concebido, si no se posee la vida? El concebido es un ciudadano, tan ciudadano como su madre discapacitada. Por tal motivo, es heredero de su madre y de su padre (el violador, que en este caso es su propio tío).

 

Este ciudadano argentino ha sido concebido como fruto de un delito. No es sólo la madre la víctima de la violación, sino también el niño concebido: son dos víctimas. El aborto, en este contexto, no es más que la aplicación de la pena de muerte, la cual ha sido extirpada de nuestro ordenamiento jurídico por los Tratados Internacionales de Derechos Humanos,  incorporados al actual texto de nuestra Constitución Nacional.

 

El aborto no es un castigo al violador, ni un alivio para la víctima, sino que es la pena de muerte, y como ésta ha sido eliminada del Código Penal, no puede sostenerse como válido el aborto, ya que su efecto es el mismo: provocar la muerte de un ciudadano.

 

Inconstitucional

 

Mucha gente se autoproclama “progresista” y pretende sostener que el actual artículo 86 del Código Penal autoriza el aborto. Esta norma no es más que una vetusta norma introducida por la Comisión del Senado en 1919, en una reforma precipitada que copió de segunda mano textos del proyecto suizo de 1916, que gozaba de un primitivismo y una barbarie sin igual, y que han dado lugar a concepciones que luego derivaron en el condenado nazismo, por ejemplo.

 

Este artículo se contradice con la Constitución Nacional, especialmente en lo que hace a su art. 75 inc. 22  y 23. Este último inciso dispone que corresponde al Congreso “legislar y promover medidas de acción positiva que garanticen la igualdad real de oportunidades y de trato, y el pleno goce y ejercicio de los derechos reconocidos por esta Constitución y por los tratdos internacionales vigentes sobre derechos humanos, en particular respecto de los niños, las mujeres, los ancianos y las personas con discapacitad. Dictar un régimen  de seguridad social especial e integral en protección del niño en situación de desamparo, desde el embarazo hasta la finalización del período de enseñanza elemental, y de la madre durante el embarazo y el tiempo de lactancia.”

 

La mujer se encuentra embarazada desde el momento de la concepción, y la Constitución dispone protección del niño en situación de desamparo, y este es un caso de aplicación de tal normativa. “Desde el embarazo” la Constitución reconoce los derechos del niño. Por otra parte, se establece con claridad que debe existir “igualdad real de oportunidades y de trato” respecto de “los niños, las mujeres… y las personas con discapacidad”.

 

En este caso, hay dos personas desprotegidas: la joven discapacitada que a su vez es menor, y el bebé concebido. Ambos son contemplados por la Constitución, y decidir el aborto del bebé sería discriminarlo y desprotegerlo, privándolo de todo derecho actual y futuro, sobre todo cuando no interfiere con ningún derecho ajeno.

 

Aborto derogado

 

El art. 75 inc. 22 de la Constitución Nacional reformada en 1994, establece que “los tratados y concordatos tienen jerarquía superior a las leyes, y tras enunciar Tratados, Pactos y Convenios de Derechos Humanos, se afirma que “en las condiciones de su vigencia, tienen jerarquía constitucional, no derogan artículo alguno de la primera parte de esta Constitución y deben entenderse complementarios de los derechos y garantías  por ella reconocidos”.

 

Entre los Tratados de Derechos Humanos se enumera en dicho inciso la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre; la Declaración Universal de Derechos Humanos; la Convención Americana sobre Derechos Humanos; y la Convención sobre los Derechos del Niño, todos ellos con jerarquía constitucional.

 

Luego, y siendo que en tales Tratados se reconoce a la persona y sus derechos desde la concepción en el seno materno, en primer lugar el Derecho a la Vida, toda norma inferior que la contradiga queda automáticamente derogada. Y entre tales normas derogadas, ha de incluírse el texto del art. 86 del Código Penal, que data en su redacción de 1917. No cabe duda alguna al respecto.

 

Vía sucesoria

 

Desde la concepción, la persona es sujeto de derechos… y no sólo del derecho a la vida.

La persona concebida es contemplada en el Derecho Sucesorio argentino, con habilidad para ser sucesor de sus progenitores, sujeto a la condición de nacer con vida.

 

Luego, asesinando a una persona concebida, se asesina un heredero, se corta una vía sucesoria, y los posibles bienes de una herencia pasan por otra rama hereditaria.

 

En el caso particular que se aborda, no existe ningún riesgo para la vida de la madre ni del bebé concebido, y por tanto hay gran viabilidad en el embarazo.

 

Prácticamente en este caso, hay diferencia entre cometer el aborto, y el infanticidio, en las consecuencias hereditarias, ya que se lo tendría por no nacido y privado de tal derecho, pues la plena adquisición de derechos hereditarios del concebido se producirá una vez que salga del vientre materno.

 

Abortando al bebé, se redirecciona la vía hereditaria. La condición para ser heredero, será impedida por una vía no natural, en caso de que sea practicado el aborto.

 

Apología del delito

 

El aborto es un delito, reprimido por el artículo 85 del Código Penal, y constitucionalmente ha sido derogada cualquier norma inferior que pudiera contradecirlo.

 

Siendo ello así, el aborto no puede ser considerado un “derecho”, sino exclusivamente un crimen.

 

Cabe destacar que quien “hiciere públicamente y por cualquier medio la apología de un delito o de un condenado por delito” es sancionado y reprimido con pena de prisión. Así, quien hace personal o institucionalmente promoción del aborto, no hace más que apología del delito. Promotores de la muerte, no les importa la vida de un ciudadano. Y con la vida no se juega…

Agencia NOVA Volver Compartir en Facebook
Envianos tu comentario
 
 
 
 
 
Más leídas
Consejo Escolar de La Plata
UTEM denuncia la implementación de acto público especial para bajo puntaje
Los publicaron en el sitio web oficial
El que avisa no traiciona: Provincia muestra la ubicación exacta de los radares a la Costa
Panorama político bonaerense
Gremialistas docentes y estatales a la espera de una señal de D.O.S.
Ofrece terrenos irregulares en La Plata
El Grupo Randazzo en un escándalo inmobiliario investigado por la Justicia
Política en La Plata
¿Saintout se corta sola de cara al 2015?
Más Comentadas
Relevamiento de Aragón & Asociados
En La Plata, Bruera sigue en franco ascenso en las encuestas de cara a 2015
En el Ciclo de Desayunos de la ASAP
Batakis aseguró que en la Provincia el desempleo se redujo del 21,7 al 7,9 por ciento
Diputado sciolista
Lorenzino: "Scioli es la persona con más legitimidad después de Cristina"
Panorama político bonaerense
Gremialistas docentes y estatales a la espera de una señal de D.O.S.
El gobernador se sumó a la polémica
Scioli: "Quien no defiende los derechos humanos debilita los cimientos de la seguridad ciudadana"
 
Buscador de Notas
 
La Matanza
UPCN
Agencia NOVA v8.997